top of page
Buscar

10 acciones sencillas para invertir en nuestro planeta

Actualizado: 20 abr 2023

Hoy, 22 de abril, se celebra el Día de la Tierra o, como lo llama hermosamente las Naciones Unidas, el Día Internacional de la Madre Tierra.


El tema de este año sigue siendo "Invierte en nuestro planeta".


Me parece una frase que puede llamar la atención de nuestras sociedades modernas, altamente motivadas por la creación de valor monetario, y también en gran medida, desconectadas de la naturaleza como manifestación de vida en formas asombrosas y no solo como fuente inagotable de recursos explotables.


La connotación de "inversión" implica un retorno, ¿verdad? Aporto algo para recibir un tanto superior a cambio. No obstante, cuando se trata del cuidado del "planeta" o del "medio ambiente", podemos sentir que son conceptos lejanos y algo románticos que no tienen relación directa con nuestra vida cotidiana y, por tanto, no vemos claramente cómo invertir nos puede generar algún retorno tangible... ¿te ha pasado?


Pues bien, más que invertir de manera altruista para proteger los elefantes, los bosques o limpiar los océanos (iniciativas que para nada estoy desestimando), creo que es muy importante ser conscientes de que el planeta permanecerá, somos nosotros, como especie, quienes nos extinguiremos si continuamos abusando de los recursos que nos sustentan: la tierra, el agua, el aire. Sin ellos no podemos vivir y, aun cuando nuestros avances tecnológicos han sido impresionantes, aún no reemplazan los complejos procesos naturales que producen los alimentos, el agua y el aire en las cantidades y calidades que necesitamos.


Así que, ¿qué mejor inversión que poner de nuestra parte para recibir a cambio la permanencia de la especie humana en la faz de la Tierra?



Algo de historia sobre el Día de la Tierra


El senador norteamericano, Gaylord Nelson, tuvo la idea de crear el primer Día de la Tierra en 1969, impactado por los impresionantes estragos de un derrame de petróleo en Santa Bárbara, California. Inspirado por los movimientos estudiantiles anti-bélicos de la época (recordemos que transcurría la guerra de Vietnam), promovió jornadas de sensibilización sobre el deterioro medioambiental en los Estados Unidos, que se programaron el martes 22 de abril, un día entre el descanso de primavera (Spring Break) y los exámenes finales, para lograr la mayor cantidad de participación de los estudiantes.


El primer Día de la Tierra oficial se celebró en 1970 y llevó a la creación de la Agencia de Protección Ambiental de los EEUU y la aprobación de las leyes de Educación Ambiental, de Salud y Seguridad Ocupacional; de Aire Limpio; de Agua Limpia; de Especies en Peligro de Extinción; y de Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas.


En 1990, el Día de la Tierra se convirtió en global. Puedes encontrar toda la información relacionada en Earthday.org.


Las problemáticas globales que requieren acciones inmediatas


Earthday promueve campañas, entre otros, en los siguientes frentes, que he querido resaltar para ser conscientes del impacto que estamos generando:


1. Terminación de la contaminación de plástico:

Debido a su extrema durabilidad, muchos de los elementos plásticos que usamos no se reciclan y terminan en los ríos, playas y otras áreas naturales, poniendo en peligro a la fauna, que puede comerlos o enredarse en ellos hasta morir.

Al descomponerse en micropartículas, el plástico puede ser consumido en el agua o en los alimentos, tanto por animales como por seres humanos.


2. Conservación y restauración (de los ecosistemas):

Este frente considera reforestar, reducir la contaminación del aire, el agua y el suelo; así como masificar la agricultura regenerativa.


La creciente degradación del suelo, debido principalmente a la rápida expansión y uso insostenible de las tierras para cultivar y alimentar animales (que actualmente representa más de 1/3 de la tierra del planeta), amenaza la seguridad alimentaria del 20% de la población mundial en los siguientes 30 años.


En este sentido, las Naciones Unidas ha declarado el Decenio sobre la Restauración de los Ecosistemas, del 2021 al 2030. Encuentra mayor información aquí: https://www.decadeonrestoration.org/es


3. Alimentos y medio ambiente:

El concepto de foodprint (o huella de la comida) mide los impactos ambientales asociados a la siembra, producción, transporte y almacenamiento de nuestra comida; desde los recursos naturales consumidos, hasta la contaminación producida por la emisión de gases de efecto invernadero.


Aquí puedes encontrar mayor información sobre el foodprint y medir tu huella: https://foodprint.org/quiz/



¿Y qué puedo hacer yo en mi vida diaria?


Hay muchas acciones simples que podemos llevar a cabo sin necesidad de convertirnos en activistas.


Solo necesitamos practicar lo que se ha denominado Mindfulness (consciencia y atención plena) y lo que en Yoga llamamos Tapas (austeridad y fuerza de voluntad) para ser conscientes del impacto que tienen en el bienestar de nuestro planeta algunas de las actividades que realizamos diariamente en piloto automático, por costumbre; y para tomar la decisión de esforzarnos en cambiarlas, renunciando en alguna medida a las comodidades y facilidades extremas que están disponibles en un mundo que valora la rapidez e inmediatez por encima de los efectos a largo plazo.


Se dice que "una golondrina no hace verano", sin embargo, estoy convencida de que todos los grandes cambios comienzan en las personas, en mí. Las empresas, las sociedades y los países no cambian, cambiamos las personas.


Si tengo la oportunidad de elegir conscientemente, prefiero contribuir a la solución en lugar de al problema. Nuestro ejemplo, tiene además el poder de mostrar a otros que los cambios son posibles y de transformar los hábitos y costumbres que transmitimos a nuestros hijos para que dejen de cometer los mismos errores que nosotros. Finalmente, si seguimos así, son ellos y sus seres queridos quienes sufrirán mayormente las consecuencias de la degradación de los ecosistemas que hemos causado.


A continuación te comparto 10 acciones que desde hace algunos años vengo realizando para reducir mi impacto y algunas recomendaciones de tiendas y organizaciones para darte una guía de por dónde comenzar (no son publicidad pagada, de hecho, es muy probable que no sepan que les estoy refiriendo 😝):


1. Aliméntate a base de plantas:

La vida yóguica contempla la observancia fundamental de la no-violencia o Ahimsa y esta es una razón para evitar el maltrato de los animales para consumo humano.


Es frecuente asociar el consumo de carne a la única fuente de proteína. Además de que la mayoría de consumidores de carne están ingiriendo hasta 2 veces la cantidad de proteína diaria recomendada, es importante saber que existen muchas fuentes vegetales de proteína, como las leguminosas (fríjoles, garbanzos, lentejas), sus germinados (que puedes hacer en casa), quinoa, amaranto, nueces, semillas y tofu (conocido como queso de soya), entre otras; así como fuentes vegetales de hierro como espinaca, brócoli y papa.


Desde el punto de vista medioambiental, los impactos nocivos de la agricultura de animales son contundentes (fuente: https://www.earthday.org/our-foods-impact/):

  • Genera el 80% de emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente metano) provenientes de la actividad agropecuaria. Esta actividad, a su vez, aporta aproximadamente un 25% de las emisiones totales.

  • Se requieren 1.800 galones de agua para producir una libra de carne de res.

  • Utiliza inmensas extensiones de tierra y por tanto, ha incrementado la deforestación. En 2018 los bosques tropicales se deforestaban en lo equivalente a 43 campos de fútbol cada día.

  • Una res consume 25 libras de comida para producir una libra de carne.

  • La gran cantidad de estiércol producido excede su uso en fertilizantes y está contaminando el suelo y las fuentes de agua, junto con los residuos de antibióticos y otros químicos utilizados.

Te invito a leer otras dos publicaciones relacionadas en mi blog que pueden interesarte: Por qué me volví vegetariana y La alimentación nos recuerda que somos uno con el universo.


2. Cocina más en casa:

Además de ser más económico y saludable, tienes la posibilidad de reducir los desperdicios de comida, comprando solo lo necesario y utilizando al máximo todas las partes de los alimentos. Aquí encuentras consejos para reducir el desperdicio: https://foodprint.org/cooking-sustainably/


Entre el 30 y 40% de la comida que se produce en el mundo se desperdicia y, si termina en los rellenos sanitarios, genera más del 8% del total de gases de efecto invernadero (fuente: https://www.earthday.org/our-foods-impact/).


También puedes hacer compostaje. Si te interesa, te recomiendo este sitio: https://www.mascompost.org/


3. Compra alimentos locales y de temporada, con bolsas y envases reutilizables:

En Ayurveda se dice que la Tierra nos da lo que necesitamos y en la época en la que lo requerimos. Hacemos parte del ecosistema en el que vivimos y por tanto, el consumo de productos locales es lo que más beneficia nuestra salud, así como a los productores de nuestra comunidad.


Prefiere los alimentos orgánicos, aquellos que no usan pesticidas u otros químicos nocivos para la salud y que contaminan el agua y el suelo.


Compra solo lo que vas a usar para reducir el desperdicio de alimentos.


También evita comprar alimentos en icopor (así le llamamos en Colombia al poliestireno expandido. Otros nombres en Latinoamérica son unicel, estereofón, tecnopor, plumavit, telgopor) y/o envueltos en películas o mallas plásticas.


Una muy buena opción es llevar tus bolsas reutilizables y/o hacer mercado a granel, utilizando los envases de vidrio o plástico que tengas en casa. Te recomiendo estos sitios:


4. Lleva tus elementos reutilizables cuando comas fuera de casa:

Cuando salgo de viaje, siempre llevo mi botella recargable con agua o té herbal y cuando sé que voy a comer en un restaurante o plaza de comidas, prefiero llevar cubiertos. Normalmente pido que me sirvan en tazas, en vasos de vidrio y me den cubiertos de metal, pero si no es posible, utilizo los que llevo o, en últimas, prefiero cambiar de restaurante.


Si tomas varias tazas de café al día fuera de casa, puedes llevar contigo tu taza o vaso recargable.


Evita utilizar pitillos (pajillas), mezcladores y comidas en envolturas plásticas. Cuando sé que voy a estar muchas horas fuera de casa, llevo frutas y nueces, para evitar comprar comida empaquetada, que además frecuentemente contiene exceso de grasas saturadas y azúcares procesados.


Realmente evito pedir domicilios por la huella de carbono de los empaques y el transporte, pero si por alguna razón elijo esta alternativa, ordeno en restaurantes que permiten elegir no recibir cubiertos y salsas que no voy a usar; y que utilizan empaques de papel o cartón.


5. Organiza tus celebraciones libres de plásticos de un solo uso:

Creo que la forma en la que seguimos celebrando cumpleaños, aniversarios, bautizos, matrimonios y las festividades navideñas, es una de las costumbres con efectos ambientales nocivos inconscientes que tenemos más arraigadas.


Además de que el uso de platos, vasos y cubiertos desechables incrementa la contaminación por plástico, también lo hacen los globos y otros elementos decorativos.


De la misma forma, las bolsas, cajas y papeles de regalo son destruidos y tirados a la basura inmediatamente, sin permitir que su uso compense la huella de carbono de las materias primas que usan, ni de sus procesos de producción y de transporte. Prefiere reutilizar estos empaques o usar papel reciclado y ¡tu creatividad!


Te invito a leer una publicación relacionada en mi blog: Reflexiones sobre las tradiciones navideñas.


6. Elige productos de aseo para tu hogar ecológicos y biodegradables, en envases de vidrio y/o recargables:

Evita el uso de productos que contengan elementos contaminantes del agua (y por ende, del suelo) como cloro y fosfatos.


También reduce el uso de ambientadores e insecticidas en spray, ya que contaminan el aire al liberar compuestos orgánicos volátiles.


He encontrado tiendas que elaboran productos ecológicos y biodegradables, los distribuyen en envases de vidrio e incluso, hacen recargas. Te recomiendo estas: https://somoselemental.com/tienda/ y https://www.biogar.co/


7. Usa productos de aseo personal elaborados con ingredientes naturales, empacados en vidrio, cartón y/o metal:

En Ayurveda se recomienda aplicarse en la piel únicamente aquello que también podamos comer, dado que la piel absorbe rápidamente hacia el torrente sanguíneo e incorpora en el organismo todo lo que pongamos en contacto con ella.


Evita los productos con parabenos que contienen muchas cremas hidratantes, champús, jabones y otros con fragancias artificiales, que han sido asociados a la generación de cáncer, problemas hormonales y alergias, además de contaminar las fuentes de agua, según un artículo publicado por la Universidad de Costa Rica.


Evita también los desodorantes con aluminio y las cremas dentales con flúor y edulcorantes, que también pueden generar efectos adversos en la salud.


Prefiere los cepillos dentales, peines y copitos de algodón (si realmente los necesitas) hechos de bambú y las máquinas afeitadoras reutilizables.


Para las chicas, existen copas menstruales, toallitas desmaquillantes reutilizables y maquillaje elaborado con ingredientes naturales.


Evita los tintes para cabello y esmaltes para uñas que contienen gran cantidad de compuestos químicos. Los pañitos húmedos también contaminan el aire al liberar compuestos orgánicos volátiles.


He descubierto varias tiendas que elaboran estos productos de cuidado personal con ingredientes naturales y envases amigables con el medio ambiente. Te recomiendo estas:


8. Planta un árbol, participa como voluntario en actividades de reforestación y/o aportando a organizaciones que trabajen en este sentido:

La deforestación es una de las principales causas de deterioro del suelo y de las fuentes de agua, así como del desbalance de la absorción natural del dióxido de carbono del aire, en el cual los bosques y los océanos juegan un papel fundamental.


Te recomiendo las siguientes iniciativas, en las cuales participo:


9. Utiliza menos papel:

Como seguramente sabes, el papel se fabrica con pulpa de celulosa, una materia que proviene principalmente de los árboles, estos recursos naturales que son cada vez más escasos.


Muchos procesos de blanqueamiento aún usan cloro (que contamina el agua) y el procesamiento de toda su cadena, desde la recolección de materias primas (así el papel sea reciclado) hasta su transporte para la venta, generan una huella de carbono considerable. Puedes encontrar los detalles en este blog español.


Algunas ideas para reducir tu consumo de papel:

  • Evita imprimir documentos. Puedes enviarlos digitalmente o revisarlos y comentarlos en múltiples programas de tu computador.

  • Si necesitas imprimir, prefiere reutilizar papel que tenga caras limpias o papel reciclado.

  • Elige no imprimir los recibos de las transacciones en cajeros automáticos, máquinas para pagar parqueados y datáfonos. Yo normalmente le pido a los cajeros de las tiendas que no me impriman el recibo del cliente.

  • Solicita que te envíen las facturas vía correo electrónico para eliminar las que recibes en papel en tu casa u oficina, que tienen además la huella de carbono del empaque y transporte.

  • Cambia tus suscripciones a periódicos y revistas a la versión digital.

  • Si vas a viajar en avión, evita imprimir el pase de abordar. Usa la imagen electrónica en tu teléfono móvil o en la app de la aerolínea. Puedes hacer lo mismo con los tiquetes a diferentes eventos.

  • Reutiliza el papel (por ejemplo, para envolver regalos) o, si no hay opción, recíclalo.


10. Conéctate con la tierra:

El uso de zapatos de suelas sintéticas, así como nuestras viviendas y oficinas en edificios nos han aislado, literalmente, de la tierra. Y así como los electrodomésticos, necesitamos ese polo a tierra para funcionar adecuadamente, para evitar "quemarnos".


Por tanto, es muy importante caminar en la naturaleza con los pies descalzos, entrar en contacto con los árboles y las plantas, bañarse en fuentes de agua naturales (el mar, ríos, lagos, arroyos, cascadas).


Esto se conoce como earthing o grounding (aún no encuentro una traducción sencilla al español, más que conectarse a la tierra). La Tierra posee naturalmente una carga eléctrica negativa, de manera que cuando tu cuerpo toca el suelo o las fuentes de agua, disipa la electricidad estática y las cargas eléctricas ambientales externas.


Al mismo tiempo, recibes una carga de energía en forma de electrones libres y tu cuerpo se sincroniza con las frecuencias naturales de la Tierra. Finalmente, toda la materia es energía vibrando: la tierra, el agua, los árboles, nuestro cuerpo... y este está hecho de los mismos elementos fundamentales.


Conectarse con la Tierra soporta todas las funciones del organismo a nivel celular, mejorando la salud: reduce la inflamación (causa de muchas enfermedades) y el dolor, mejora el sueño y la vitalidad. Te recomiendo la película The Earth Movie: the remarkable science of grounding.


También puedes practicar posturas de Yoga que te conecten con la tierra, ejercicios de Pranayama y meditación. Esto te ayuda a recordar que haces parte del planeta, a sentir gratitud porque te provee todo lo que necesitas para vivir y a cultivar la consciencia y disciplina requeridas para contribuir a su sanación a través de tus decisiones diarias.


Te invito a hacer la práctica de "Yoga para conectarse a la Tierra" que encontrarás en mi canal de YouTube.


Y para terminar, un Mensaje del Agua


En estos días me encontró una hermosa canción de Ayla Schafer llamada "Listen, Water brings a message" (Escucha, el agua trae un mensaje), que

a su vez, me llevó al mensaje completo que fue entregado a Azul Thomé, creadora del programa SOULand, el 2 de diciembre de 2016 por el río Dart, en Devon, Reino Unido, cuando le preguntó cómo amar en medio de tanta pérdida.


Me llegó al corazón porque describe de manera cercana nuestra conexión con el planeta y enfatiza que este permanecerá, nosotros somos quienes necesitamos despertar y regresar a nuestra naturaleza para continuar existiendo.


A continuación te comparto el mensaje traducido:


"Mi querida hija, no te preocupes por mí, el Agua. Yo me recupero rápidamente con el canto de nuestros pájaros, el amor de los árboles, con el movimiento, momentos de descanso y las plegarias alrededor de nuestra Tierra. Yo recobro el equilibrio con tus lágrimas sinceras, las canciones que recuerdas y que se suman a las de muchos ahora. No enfoques tu energía en "Salvarme". Algo mucho más profundo está ocurriendo en este momento, ¡escucha y observa!


Todos nosotros; el Suelo, el Agua, las Plantas, el Aire, los Animales y todos los Ancestros están llamándoles a ustedes, Humanos, hacia nosotros para que podamos salvar su especie. Sabemos y hemos sabido por un tiempo que no les queda mucho tiempo si no despiertan a su derecho natural de Pertenecer a la Tierra y volver a su Hogar pronto, realmente pronto. Nosotros seguimos muriendo, seguimos Donando nuestras Vidas para sacudirlos de una amnesia profunda y muy larga. Una vez que puedan permitir que la verdad y la naturaleza de tal Amor se infiltre en su ser traumatizado y alma desolada, despertarán de una vida de anestesia a su inmenso duelo y capacidad para Amar. Cuando creen contenedores de belleza sagrada que abran su Corazón a lo que es verdaderamente el Amor, es cuando se darán cuenta con enorme tristeza de que fueron amados todo el tiempo, siempre lo han sido y por siempre, por todos Nosotros, ¡a quienes Ustedes creen que están Salvando!


Tienen cinco años como especie para Despertar, Madurar y Recordar en sus huesos que pertenecen a la Vida".

 

¿Quieres recibir este contenido en primicia a tu correo electrónico? ¡Únete a mi comunidad aquí!






Entradas Recientes

Ver todo
Post: Blog2_Post
bottom of page