top of page
Buscar

¿Cómo contribuye el Yoga a la Paz?


El 2 de octubre se conmemora el Día Internacional de la No violencia, con ocasión del aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi, en homenaje al líder del movimiento de la Independencia de la India y pionero de la filosofía de la no violencia.


Gandhi dijo "Sé el cambio que quieres ver en el mundo", recordándonos que la principal fuente de paz somos nosotros mismos, más que los gobiernos, los líderes o los tratados de paz.


Si te detienes a pensar, los países son formas de organización creadas por los humanos y por tanto, son esencialmente personas. Al igual que las ciudades, las instituciones, las empresas y las familias. Así que transformar países, ciudades, instituciones, empresas y familias es transformar personas.


Ahora bien, tú y yo somos personas y sabemos que nadie nos cambia por más que trate (este intento fallido ocurre mucho en las relaciones de pareja y en las de los madres/padres con sus hijos 😜, ¿te suena familiar?). Así que la decisión y la responsabilidad de transformación proviene única y exclusivamente de nosotros mismos. De remover de nuestro ser las actitudes que queremos que desaparezcan del mundo y cultivar las que queremos que prevalezcan.


🕊️ La paz es una de estas actitudes, con varias connotaciones como la armonía, ecuanimidad y ausencia de agitación (en referencia a la paz mental). La paz también se concibe como No violencia, que es lo que conmemoramos en este mes.


En las enseñanzas del yoga se menciona la No violencia (Ahimsa, en sánscrito) como una de las restricciones (Yamas) o comportamiento a evitar para relacionarnos armónicamente con nuestro entorno.


Ahimsa (No violencia) significa evitar causarle dolor o sufrimiento a cualquier criatura: mental, verbal o físicamente. Esto incluye al planeta, las plantas, los animales, otras personas y por supuesto, a nosotros mismos.


El Yoga nos recuerda que somos uno con todo lo que existe y darnos cuenta de esa conexión es justamente el propósito final de esta práctica, del Sadhana o camino espiritual.


Cuidamos nuestro cuerpo y energía, no solamente para estar "fit" sino fundamentalmente para permanecer en conexión con nuestro verdadero ser: el alma, espíritu o esencia. Si nuestros cuerpos están enfermos, adoloridos y/o nuestra mente llena de pensamientos negativos y miedos, será muy difícil acceder a la capa más interna de nuestro ser a través del silencio, la meditación o la contemplación.


Conociendo tu esencia ✨, encontrando en ella las mismas luchas, errores e ignorancia que muchas veces vemos más fácilmente en otras personas que en nosotros mismos, surge naturalmente la compasión, el perdón y la paz.


Así que hoy (cuando quiera que estés leyendo este blog) te invito a que, en medio de las múltiples actividades que te ocupan en el HACER, más que en el SER, destines tiempo y espacio en la rutina diaria para cultivar el espíritu, para reconectar con tu esencia de amor y paz.


¿Qué prácticas te reconectan con el espíritu? Me encantará saber sobre tu experiencia ¡Escríbeme en los comentarios! 💌

 

Te invito a realizar esta práctica de Yoga para la no violencia que encontrarás en mi canal de YouTube.


Om Namo Narayanaya 🙏🏼


Entra haciendo clic aquí.


 

¿Quieres recibir más contenido en primicia a tu correo electrónico? ¡Únete a mi comunidad aquí!


50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Post: Blog2_Post
bottom of page